.

.
Practica: Lecciones de Vida
Viviendo la Realidad
No es preciso un gran lenguaje para aprender un compendio enorme de enseñanzas de vida. Únicamente es preciso razonar lo simple para comprender porque la voz y la mirada de Dios se esconde en muchos rincones.
Por Mario Oliva

Parábola: La Mirada del Cielo
Tengo una amiga a quien deje de ver desde que éramos adolecentes. En esa época actuábamos apenas ingenuos, curiosos y bulliciosos, pero el destino quiso que compartiéramos entusiasmo, intereses y mucha alegría por vivir. Con su mirada me enseño a ser fuerte y a creer que todas las cosas se podrían hacer.  Me levanto del suelo por anticipado de muchos tropiezos que tendria en el futuro y me inyecto fuerza de más para cuando me hiciera falta.

Me dijo con sus ojos que debía hacer todas las cosas con emoción y me enseño que la ternura tiene color de ángel mientras sus alas de ampliaban a contraluz casi al despedirnos.

Nunca repare en ello hasta reencontrarla por la fuerza del destino, más de 30 años después. Han cambiado muchas cosas, la conversación tiene tanta madurez y la distancia en la cual nos encontramos viviendo cada cual ha impedido que su mirada me diga que la vida ha tenido tanto sentido para ambos, pero recibí la foto de su bella hija Victoria, no es el color de sus ojos, no es la postura, es que su mirada es la mirada de Dios que nos dice que todo va a estar bien.

Tantas miradas nos acercan a lo superior, tantas miradas nos indican que hacer si tan solo estamos dispuestos para creer, tan solo a eso.

Las personas que merecen un lugar en nuestras vidas son tan pocas… ¡como no permitir que insistan en existir en nuestro presente¡.

CREANDO CONCLUSIONES DE VIDA
  • ¿Cuantas miradas nos hablan a diario?
  • ¿Que necesitamos para comprender los mensajes de Dios?
  • ¿Quienes somos para cegarnos a lo hermoso de la vida?
  • ¿Como lograr ser realmente receptores de mensajes?